13 feb. 2005


Cuando empecé a coleccionar mangas/cómics (hace ya mucho tiempo) y empecé a conocer, o eso creía yo, el mundo de la edición, criticaba con bastante dureza las ediciones que por aquel entonces se ponían a la venta. Además, me sentía respaldado al saber que el resto de aficionados, algunos más y otros menos, pensaban lo mismo. Que si la edición es una mierda, que si las tramas se empastan, que si vaya mierda de logo, que si vaya precio, etc...
No quiero decir que todo lo que se decía antes fuera mentira, ni mucho menos, pero viéndolo con perspectiva, ahora sé que muchas de las cosas que decía por aquel entonces, tenían su explicación y, lo más importante, la solución era ajena a la editorial.

Ha pasado el tiempo y ahora cualquiera con un mínimo de interés conoce de alguna forma los entresijos del mundillo editorial. El que no haya participado en un portal de información, foro, weblog o revista, seguramente es porque no ha querido. Las empresas que editan revistas buscan sangre fresca con la que sacar más y más revistas a bajo coste (o coste cero), hacer un weblog es tan fácil que hasta yo mismo puedo hacer uno (o algo parecido), un portal requiere de unos mínimos conociemientos informáticos (o de phpNuke en su defecto). Vamos, que los tiempos cambian y que ahora todo es más fácil.

Todo esto viene a cuento por un comentario que he leído sobre unas cubiertas de unos mangas (y las muchas críticas que con frecuencia se pueden leer en los foros de manga y anime). Normalmente los grafismos de un manga son cosas que no se suelen valorar. Los aficionados se convierten en expertos en papel, en contabilidad (para asegurar que los mangas pueden ser mucho más baratos) y en cosas así, pero a nivel de diseño no se suelen valorar casi nunca estos productos. Si un cómic tiene un mal diseño o una rotulación deficiente no son razones suficientes para que una persona no se compre un manga.
En cuanto a rotulación de mangas no comentaré nada, porque es un asunto muy amplio de tratar. Pero lo de las cubiertas (de manga y DVD) se puede tratar en unas pocas líneas.
Las cubiertas japonesas pueden ser, básicamente, de dos tipos: las estandar y las diseñadas por profesionales. Las estandar son aquellas que están creadas en base a una plantilla, con tipografía básica y con un gusto discutible. Las diseñadas son encargadas a estudios de diseño gráfico y ganan muchos enteros con respecto a las primeras.
Pongamos unos ejemplos: W Juliet y Random Walk son de la primera opción. Planetes y Vagabond son de la segunda.
¿Qué pasa cuando una editorial quiere una serie y está diseñada en base a una plantilla? Pues que la gran mayoría de las veces tiene que calcar ese diseño, porque todas las portadas tienen que ser aprobadas por la editorial japonesa y no es muy habitual que acepten cambios muy bruscos.
¿Qué pasa cuando una editorial quiere una serie que está diseñada por un estudio de diseño? Lo mismo, sin apenas cambios, pero en este caso, como el trabajo original tiene calidad, el comprador español no lo nota.
Lo mismo ocurre con los DVD. ¿Creeis que los editores de DVD están contentos con todas las portadas que editan? Pues ni mucho menos, pero cuando compran una película, una serie o un OVA, la empresa les envía X imágenes y con suerte una o dos sirven de portada. No hay más y con eso te tienes que apañar. ¿Triste? Si, pero no deja de ser cierto.
Todo esto tiene una moraleja, y es que habrá veces en que una editorial hará cosas en detrimento del lector, pero en beneficio (económico) propio, pero en otras ocasiones tomará decisiones presionado por las circunstancias.

Aprovecho el comentario para dejaros una web de un estudio de diseño gráfico que hace buenos trabajos de diseño de cubiertas de mangas , art books, páginas web, etc...
Thesedays.

Posted by Escrito por Manu en domingo, febrero 13, 2005
Categories:

 

0 comentarios: