20 ago. 2007


Es de obligado visionado cualquier novedad relacionada con Pixar, seguramente el mejor estudio de animación "occidental" que hay en estos momentos. Tras Cars, que me dejó realmente decepcionado, Ratatouille era la siguiente apuesta de este estudio americano, liderada por Brad Bird (El gigante de hierro, Los increíbles) en la que el tema principal tenía que ver con el tan de moda universo de culinario.

Como he dicho antes, Cars me dejó bastante frío. Una película más infantil de lo que nos tenía acostumbrado Pixar, aunque un buen intento de ampliar el target de sus productos. Al principio, su cine era bastante infantil (Toy Story, Bichos), pero a medida que pasaba el tiempo fueron haciendo películas como Los increíbles (verdadera maravilla, con varias lecturas, que contentaba a pequeños y grandes). Cars fue una película para críos y, aunque pueda ser casualidad, un producto demasiado Disney para ser de Pixar.

Ratatouille vuelve a la senda de cine mayoritario, contentando a pequeños y grandes por igual. A pesar de ello, la película sigue teniendo los ingredientes clásicos de una película de animación. Todo aquello que debe tener y que, a excepción de Ghibli, supone el grial de una película animación de éxito (craso error).

La película se desarrolla en París y está protagonizada por una rata que, a diferencia de las demás, tiene un olfato provilegiado, así como una particular obsesión por la buena comida. Eso le lleva a correr riesgos inadmisibles para una rata, con tal de conseguir los mejores ingredientes para un buen plato. Esos riesgos, entre otras cosas, le trasladan del campo donde vive a la Ciudad de Luz, lugar donde podrá poner en práctica todo su saber. Luchar contra el destino y seguir lo que te apasiona contra viento y marea, es la moraleja de esta película.

La película se centra en las dificultades del ratón protagonista para cocinar y su asociación con un muchacho que tienen todo lo que a él le falta (un cuerpo humano) y le da al chico lo que a éste le falta (saber cocinar). El "enemigo" a batir es un crítico culinario.

Con estos ingredientes, más de uno pensará que es una película bastante insulsa y previsible. Pero a mí me ha gustado mucho. Buenos diálogos y la técnica al servicio de un buen guión, hacen que esta película destaque por encima de las demás, al no querer deslumbrarnos con unos efectos 3D brillantes sin ningún tipo de sentido. En Pixar, tienen claro que saber animar, son muy buenos, pero no quieren poner un argumento sin sentido al servicio de una animación llamativa. Bien por ellos, porque ciertamente es el error en el que caen la mayoría de películas de animación que podemos ver actualmente.

El corto que podemos ver al principio, Lifted, es simplemente brillante. Sencillo y muy divertido. Tendremos que esperar un año para saber cuál será el siguiente paso de este estudio. De momento, tenemos un trailer y un nombre: Wall-E.

Web oficial de Pixar

Posted by Escrito por Manu en lunes, agosto 20, 2007
Categories: Etiquetas:

2 comentarios