25 may. 2007


Cuando una se compra una revista de cómics eróticos, seguramente se espera un número indeterminado de historias con un dibujo estilizado, unas chicas imposibles, unos hombres que duermen de pie (ya me entendeis) y unas escenas finales ricas en calcio y sudor. No van a sorprender, de hecho no lo pretenden, sino que quieren conseguir que el lector se ponga bruto.

Pero no todo es así. Y para demostrarlo está Sexo Raro, de David Ramírez. Este cómic, que fue recopilado y puesto a la venta durante el pasado Salón del Cómic, cuenta desde un punto de vista humorístico/bestia algunas filias y fobias sexuales. El esquema es sencillo: buscar rarezas sexuales, documentarse a base de bien y buscarle el lado más retorcidamente gracioso a lo largo de dos páginas. El dibujo está muy alejado del que suele verse en este tipo de revistas, pero el mérito de David es haberse buscado un sitio en un género como éste sin perder su particular estilo (otra cosa es su faceta de guionista, en la que puede adaptarse más al género).

Es extraño leer un cómic de temática sexual en el que te ríes y aprendes, pero os aseguro que con Sexo Raro lo consigues desde el principio. Tan sólo un matiz: David, la próxima vez usa otra tipografía para rotular el cómic, que está falla en algunos casos.


Blog de DR

Posted by Escrito por Manu en viernes, mayo 25, 2007
Categories:

61 comentarios  

14 may. 2007


El shojo, en España, se ha hecho mayor de edad. Si hace algunos años, editar shojo era una auténtica locura comercial, ahora es raro que las editoriales españolas no apuesten, en ocasiones casi exclusivamente, por este género. Pero, si bien antes se editaba un shojo algo infantil, ahora se combina el shojo para las más pequeñas con algunos shojos más subiditos de tono.

Peach Girl entraría dentro de esta temática, aunque también es cierto que no tiene tanto picante como las obras de Mayu Shinjo, de la que me han contado alguna que otra locura que otra. Además, en Peach Girl se aprovecha para hacer una crítica bastante descarada de la sociedad japonesa, y más concretamente de los jóvenes. De hecho, me atrevería a decir que, más allá del romance, del picante y del humor, este es un manga social.

La historia la protagoniza Momo, una chica como cualquier otra. Bueno, no tanto, es un poco más alta de lo normal, tiene el peló castaño y tiene la particularidad de ponerse morena con excesiva facilidad. Eso, en Japón es sinónimo de "chica fácil" al asociarse con un grupo, las gals, con una estética muy llamativa, con un moreno articial y con una promiscuidad conocida por todos, gracias a la cual pueden estar al día en cuanto a tendencias. Por lo tanto, el 99% de la gente que ve a Momo, sin conocerla, la asocia a una gal. Las chicas la desprecian, porque las gals no son precisamente bien recibidas. Los hombres de negocios la confunden y le hacen proposiciones deshonestas. La gente, por su aspecto, trata a Momo como lo que no es, y eso acaba por minar la moral.

Por si fuera poco, Momo tuvo una enfermedad que le impidió asistir a clase durante los primeros días. Esos primeros días en los que se hacen los grupitos, se inician las amistades. Momo empieza el colegio con su aspecto y sin amigos. Momo está un poco depre, pero finalmente acaba haciendo amistad con una chica, Sae, que es físicamente lo contrario a ella. Sae representa a la típica belleza japonesa. Pero, a pesar de su condición de "bien vista" por la sociedad japonesa, Sae envidia la vida de Momo, le copia todos los detalles y ansía todo lo que Momo quiere.

La cosa cambia cuando, en lugar copiar los accesorios, bolsos, faldas, lo que Sae pretende quitarle a Momo es al chico que le gusta. A partir de ahí se forma un cuadrado amoroso, líos y más líos, trampas, odios, romances y depresiones. Y sí, la historia se va por unos derroteros menos sociales, pero la crítica es prácticamente constante, al menos durante los primeros tomos de la serie. Quizá, por lo leído hasta ahora y sabiendo que la historia dura 18 tomos, se puede predecir un abuso de recursos a la hora de plantear la historia (Sea engaña a Momo, lía la situación entre ella y varios chicos y, al final se soluciona de forma sorprendente).

Aprovechando el hermanamiento entre Planeta DeAgostini, que edita el manga, y Jonu, que edita el anime, el primer número del manga se lanzó junto a un DVD con los primeros episodios del anime de Peach Girl. Una promoción inmejorable para conocer el mundillo de Peach Girl.

Web oficial

Posted by Escrito por Manu en lunes, mayo 14, 2007
Categories:

0 comentarios  

11 may. 2007


Hace poco se han anunciado las primeras cifras de taquilla de Spiderman: ha batido récords en todos los países, ha cosechado mejores resultados que sus dos películas precedentes y la maquinaria de marketing ha funcionado a las mil maravillas, teniendo Spiderman hasta en la sopa. Todo ese engranaje, imprescindible en Hollywood, para que una película sea más que rentable.

Las primera parte de Spiderman no me acabo de convencer. Para mí, en contra de lo que decían mis amistades, fue la primera parte de saga cinematográfica más floja que, por aquella época, empezaban a invadir los cines. La segunda parte me gustó todavía menos, donde pudimos ver cómo todas las personas que iban en un metro pudieron ver la cara del superhéroe enmascarado, como hecho más noticioso. A ninguno de ellos se le ocurrió hacer una visita a JJ Jameson y intercambiar dinero por información. ¿Cómo? ¿Que eso acabaría con el superhéroe? Pues no haberlo hecho. ¿Acaso V se quita la máscara?

La tercera parte me ha convencido todavía menos. Una película que, a priori, debería haber sido de acción dramática, se ha convertido en una tragicomedia -más trágica que cómica- supongo que para cautivar a los más pequeños. Algunos momentos suponen una verdadera prueba de fuego para nuestras retinas, como cuando Peter Parker se transforma en "gigoló". Otros momentos están pillados con pinzas, como en la escena del mayordomo. Un momento que tiene su trascendencia, pero que, indudablemente, llega un poco tarde -o, mejor dicho, aparece cuando al director le interesa- llegando a desesperarte al haber presenciado un enfrentamiento Duende Verde Jr. versus Spiderman totalmente gratuito. También son irritantes los razonamientos que se dan para que ni siquiera los villanos sean villanos. Véanse los motivos de Spiderman para odiar a Sandman y como estos se convierten en compasión y misericordia, alegando que "yo no quería matarla, fue la bala que no tuvo una idea mejor que alojarse en su cuerpo". Este tipo de recursos me recuerda al peor Disney, con la diferencia de que Spiderman no sólo lo ven pequeños.

La sensación general al salir del cine fue peor de la que me esperaba, porque cuando vas a ver una película de estas características, lo más probable es que no veas una excelente película, pero al menos esperas un rato de entretenimiento. Pero claro, cuando ese entretenimiento acaba después de ver los fantásticos títulos de inicio de la película, es que no ha habido esa química que esperabas.

Web oficial

Posted by Escrito por Manu en viernes, mayo 11, 2007
Categories: Etiquetas:

1 comentarios