18 nov. 2005


Hace muchos años empecé a coleccionar una indecente, para mí, cantidad de colecciones de una editorial americana de cómics que recientemente había iniciado su andadura en el mundo editorial. Se llamaba Image y estaba formada por, sobretodo, un puñados de artistas hot que vieron la posiblidad de ganar más dinero con sus propias creaciones en lugar de trabajar con los personajes de las grandes empresas americanas. Decían de sus productos que serían algo nunca visto en el mundo de los cómics. La gente, supongo, pensaría que lejos de las ataduras de las grandes empresas, estos autores podrían hacer grandes cosas, dar vueltas de tuerca a los a menudo manidos argumentos superheroicos. A pesar de las espectativas, al final hicieron lo mismo de siempre pero con distinto nombre. Un servidor, desde la ignorancia que tiene y tenía del cómic americano, cayó en la trampa. Eso sí, al menos podía empezar las colecciones desde el principio.
Todo este rollo, que aparentemente no tiene nada que ver con Zero Girl, desemboca en la siguiente afirmación: después de todo este tiempo, las únicas obras que me compro sin ni siquiera mirar la sinopsis, sin ni siquiera saber si es buena o no, son las de Sam Kieth.
Para Image creó The Maxx, una obra que me cautivó por su paranoia y me enfadó por su, a menudo, incomprensión (hasta casi el final). En España pudimos disfrutar de ella hasta el número 21, ejemplar guionizado por Alan Moore en el que, tras la primera saga de 20 números, nos da una vuelta de tuerca de las suyas y le saca punta a un lapicero en apariencia gastado. Quedan pues 14 números que permanecen en el limbo y que, espero, alguien se interese en editar en este país. The Maxx no fue un bombazo en ventas, pero es la única serie que guardo con cariño (el resto simplemente las guardo).

Sam Kieth no es un autor prolífico. Tras una temporada ocupado con la animación de The Maxx (emitida en la MTV) volvió al mainstream. No es de esos autores de los que esperes un cómic suyo cada mes, pero cuando sale algo con su firma le prestas una merecida atención. Zero Girl es la última obra publicada en España, por Planeta, en un tomo único que recopila los 5 comic books de que está compuesta.

En Zero Girl, Kieth nos cuenta una historia de lo más rara. La protagonista es una chica de instituto marginada por sus compañeros. A sus espaldas cuenta con numerosas leyendas, a cada cual más rara. Es una chica que vive con un pariente, que habla con un gusano del parque (supuestamente es su tío) y que siente aversión por las cosas con forma cuadrada, mientras que se siente a salvo con las redondas. Para ella, todo lo que es de formas rectas supone un peligro mortal y con las cosas circulares se defiende. Además, por si esto fuera poco, cuando siente vergüenza los pies le sudan un líquido verdoso. Todo comienza cuando conoce a un tutor/profesor/psicólogo en el colegio del que se enamora. Él parece sentir lo mismo, pero la cordura (es una niña estudiante en la lugar donde trabaja) le frena. A pesar de eso, no puede evitar ayudarle y, poco a poco se ve arrastrado por su vida, sus problemas y sus rarezas.

Hacer una sinopsis de esta serie es complicado. El cómic está lleno de momentos extraños, típicos en la bibliografía de Kieth, mezclados con otros menos extraños (una relación sentimental). Sigue siendo fiel a su estilo, experimentando constantemente con la disposición de viñetas y modificando el estilo de dibujo (más realista, menos realista y a veces infantil) cuando la historia se lo pide. El argumento, como vengo diciendo, es raro de narices. Eso no significa que sea malo, sino que debes dejar el sentido común a un lado para dejarte llevar por las obras de este autor. Una historia bien contada, bien narrada y bien dibujada. Entretiene, pero no os esperéis ver superhéroes ni nada por el estilo. Por ejemplo, la `mala´ de la película es una escuchumizada rubia que acaba con la cabeza cuadrada (?), sólo os digo eso.

Cualquier obra de Sam Kieth es sinónimo de sorpresa y calidad y seguramente ésta es de las más redondas que ha hecho. Habrá que estar atento para leer su próximo trabajo, seguro que es bueno.

Si te interesa, puedes comprarlo aquí.


Zero Girl
Sam Kieth, Jim Sinclair, Alex Sinclair y Nick Bell
Planeta DeAgostini
128 páginas
9,95 €

Posted by Escrito por Manu en viernes, noviembre 18, 2005
Categories:

 

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Exelente apreciación del que, para mi, está entre los más grandes artistas del comic, Sam Kieth.
Me pasa lo mismo que con tigo, son los unicos comics que atesoro, solo me faltan algunos números de la serie The Maxx que aca en Argentina no pude conseguir, tambien tengo los de Epicurus el sabio.
Exelente el blog! saludos!
Nico.