11 nov. 2005


Hace un tiempo comentaba mi admiración por la versatilidad del manga por su posibilidad de tratar casi cualquier tipo de temática en sus series. Si, hay series con argumentos, digamos, más comerciales y con los ingredientes que atraen a casi todo el mundo. Violencia, acción trepidante, relaciones sentimentales o directamente sexo. Pero en ocasiones hay mangas (y cómics) minoritarios, atractivos para un número reducido de lectores pero no por ello carentes de calidad. Riesgos comerciales para los editores españoles, que intentan jugar al juego de la compensación editando una serie de éxito y, con los beneficios que obtienen de ella, sacar productos más arriesgados pero con tanta o más calidad que el resto. Say Hello to Black Jack es un ejemplo paradigmático de lo que estoy comentando. Tras 10 volúmenes leídos, creo que merece la pena recomendarla.

A pesar de sus respuestas en la entrevista que se puede leer en la página oficial de Glénat España. creo que SHtB es un manga muy crítico. No sólo con el sistema sanitario japonés, que por lo que se puede ver en el manga es para darle de comer aparte, sino con las personas que lo dirigen. En esa misma entrevista, llena de respuestas ambiguas y que eluden posicionarse al respecto de muchas cuestiones que se tratan en el manga, Syuho Sato (el autor) afirma su interés por hacer trabajos con un alto contenido social.

Según sus palabras:

"Lo que siempre quise fue mostrar la sociedad japonesa a través de cualquier tipo de profesión, y me pareció que la comunidad médica podía arrojar mucha luz."
Ideas personales al margen, la historia se este manga se centra en las vivencias de un aspirante a médico a lo largo de su aprendizaje, ya no sólo como médico, sino también como persona. Su trabajo le da la oportunidad de aprender de los problemas de la gente y de la soberbia y la desconsideración de gran parte del gremio médico. Afrontar las situaciones que, como persona no puede tolerar, pero como médico debe saber buscar solución y torear de la forma más hábil posible. En su periplo en las diversas disciplinas por las que va pasando, encuentra a gente que había pasado por su situación y que han ido encjando en el cuerpo médico de una forma u otra. A unos, conocer al protagonista de la historia, les da el valor necesario para rescatar al buen médico que tiene dentro. A otros, en cambio, todo lo contrario. El autor cuenta con un grupo de especialistas en medicina a la hora de hacer los guiones, algo muy de agradecer y que impide que se caiga en prejuicios partidistas.

La historia es muy adictiva. Seguramente no es un manga recomendable para un joven con ganas de acción y emoción, pero en cambio sí es un manga atractivo para un adulto que quiera pasar un rato de lectura entretenida, comprometida y con contenido. Es un lanzamiento típico de Glénat, la editorial catalana que normalmente acierta con las series que edita, sean del estilo que sean. Un acierto bien editado y rotulado. Poco más se puede pedir.
La serie ha levantado ampollas en Japón y ha provocado bastante polémica (por algo será, digo yo...). En España está pasando de puntillas por las estanterías. Pero eso no quita que, humildemente, desde Blog de notas se recomiende.

Say Hello to BlackJack
Dibujo: Syuho Sato
Edita: Ediciones Glénat
8,50 €
10 tomos publicados hasta el momento
Comprar

Posted by Escrito por Manu en viernes, noviembre 11, 2005
Categories:

 

1 comentarios:

Online Gamer dijo...

Hi there, check out my site if you have a chance! Thanks!