13 nov. 2005


De un tiempo a esta parte me estoy resarciendo de algunas herejías cinéfilas que he cometido desde la ignorancia. Aunque pueda parece increíble, imposible y reprochable, no había visto ninguna película de Woody Allen (entera) hasta ayer. Qué cosas, ¿no?
La escogida fue Match Point, su última producción. Una película en la que se habla del azar, de que las cosas vienen como vienen y no como "alguien" las ha predispuesto" La película habla, indirectamente, de que si el ser humano es tan incongruente no es porque sus actos están predefinidos, sino porque somos nosotros los que controlamos lo que hacemos... y así nos va.

La película sucede en Londres. Un ex tenista de segunda fila decide retirarse del circuito profesional. Decide, como trabajo provisional, irse a Londres a enseñar tenis a los pijos y pijas de la ciudad, ganarse la vida y ver qué le depara el futuro después. Él, irlandés de origen humilde, ha tenido la suerte de destacar en el mundo del tenis y se ha procurado una educación autodidacta para estar a la altura del status al que aspira. Su "nuevo futuro" no tarda en aparecer. Lo hace justo en el instante en que da clases al hijo de un millonario inglés que, por culpa de los estudios, dejó las clases de tenis. No tardan en hacer buenas migas, en compartir algo más que las clases de tenis y conocer a la hermana de éste que, desde el primer momento, le lanza el anzuelo.
Paralelamente conoce a la novia de su amigo. Ella es un proyecto de actriz de un pueblo de Estados Unidos que, como él, aspira a más en la vida. A pesar de sus intenciones, fracasa en todas las pruebas que le hacen y cada día que pasa, ve más difícil progresar como actriz. Pero, afortundamente para ella, conoce a un rico y apuesto muchacho del que no está enamorada.
El flechazo entre ambos es instantaneo. La chica se hace la estrecha, entre otras cosas porque con su actual novio tiene una estabilidad (económica) que no tendría con su verdadero amor. Al final trinfa el amor (en secreto, claro). Paralelamente a esta relación, el tenista acaba formalizando su relación con la hermana del niño rico. Una relación que le supone entrar con buen pie en el seno de una familia adinerada, un trabajo con muchas aspiraciones de ascenso y una serie de lujos que, como monitor de tenis, no podría aspirar nunca.
Pero todo cambia cuando se entera de que el joven rico y la actriz promesa han cortado. Ya no salen juntos y, por ende, ya no hay impedimento para que él se abalance a sus brazos. Después de un tiempo de búsqueda, inician una relación muy pasional y, por supuesto, a escondidas.
A pesar de esto y de no estar enamorado de ella, acaba casándose con la niña pija, viviendo juntos y (ella) aspirando a tener descendencia lo antes posible.
Ahora, el protagonista de la historia, un antiguo tenista de segunda fila que ha conseguido tener un futuro próspero en un trabajo que no le llena y con una mujer de la que no está enamorado, tiene la posiblidad de estar con la mujer de la que realmente está enamorada. Hasta aquí leo, ¿dejará todo lo que ha conseguido por amor? ¿cómo lo hará?

La película, sin poder compararla con ninguna otra película de Allen, me ha gustado. Creo que recurre menos al humor que de costumbre. Pero el humor es eso, un recurso y, sinceramente, en un guión como éste no tenía mucho sentido hacerlo demasiado cómico. De todas formas, hay alguna pincelada, sobretodo hacia el final, con la que nos echaremos unas buenas risas.
La historia está muy bien. bien contada y con algunas sorpresas. El gancho comercial, encarnado en los jóvenes actores protagonistas, hace que más de un joven acuda a una sala, seguramente, llena de gente adulta. Ambos hacen un buen papel, aunque el chico tenista está destinado a caerte mal casi desde el principio. La chica, Scarlett Johanson, la segunda mujer más guapa del mundo, hace un papel de mujer fatal que, sin ser lo mejor que ha hecho, no está mal del todo.

Match Point. Una película entretenida, escrita y dirigida por Woody Allen. Si ya conocéis su cine, a lo mejor os sorprende, aunque la crítica ha dicho que es su mejor película de los últimos tiempos. Si no le conocéis, seguramente os gustará.

Posted by Escrito por Manu en domingo, noviembre 13, 2005
Categories:

 

1 comentarios:

Jony dijo...

Me encantó la peli. Hace tiempo que sigo las películas de Woody Allen. Unas no me gustan, sinceramente... otras como Manhattan, Tócala otra vez Sam, Todo lo demás y en general estas últimas que está haciendo me encantan. A mi me dejó sorprendido con Match Point. Saludos.